protesta como acción política

La protesta como acción política

No sé por qué, pero en mi casa siempre se ha llamado protestante al que protesta. No sé las veces que me lo habrán dicho -mira que eres protestante-. Con esos antecedentes, como no podía ser de otra manera, en cuanto vi Protestar en España 1900 – 2013 me lo compré. Para animar a su lectura, ahí dejo algunas líneas que hablan de la protesta como acción política:

“La protesta puede entenderse como un tipo específico de actuación realizada para influir en la distribución existente de poder; para revertir la desigualdad de poder entre diferentes grupos políticos y sociales. Puede ser colectiva o individual, pública u oculta, pero siempre conflictiva: procede del conflicto y a la vez lo genera, al afectar a la posición de otros grupos y personas. El tipo de actuación en la protesta es distinto del electoral o administrativo, aunque pertenezcan a la misma familia: la política. La protesta colectiva constituye una interacción entre desafiantes y oponentes, con la frecuente intervención de los medios de comunicación y. sobre todo, de los gobiernos, al facilitar, encauzar o reprimir la protesta. Esta tiene un propósito: transformar una relación social cualquiera en un conflicto social y reclamar su solución. La gente movilizada así lo consigue al crear incertidumbre acerca del alcance de su actuación.

(…) Para la protesta (…) son necesarios, además de un conflicto, recursos para su realización; entre los más importantes, la existencia de oportunidades políticas y de una cultura de la protesta en cada lugar y tiempo.

La protesta puede concebirse como una forma más y distintiva de participación política, integrante de los procesos políticos, junto con la política institucional tan cercana. Los gobernantes, sin embargo, han tendido a deslegitimarla, sobre todo cuando eran sus adversarios políticos los que la realizaban. Constituye también un conjunto de símbolos a través de los que las personas construyen y expresan significados y estos les permiten pensar el mundo y actuar en él. (…) La protesta requiere calificar las situaciones como conflictivas, definir a sus protagonistas, así como seleccionar las soluciones y fijar la alternativa.”

'La protesta puede concebirse como una forma más y distintiva de participación política' Clic para tuitear

Datos de la publicación:

Rafael Cruz (2015) Protestar en España 1900 – 2013. Alianza Editorial, Madrid.

 
 
 

Terminé de escribir este post en Madrid el 26 de octubre de 2018

Sin comentarios

Deja tu comentario

Pin It on Pinterest

Shares
Share This